Logotipo Nespla
93 846 70 12 nespla@nespla.cat

El mantenimiento de calderas es un aspecto fundamental en lo que concierne al buen uso de la calefacción. Sin embargo, muchas veces no se tiene en cuenta o no se le da la atención necesaria.

Desde SUPLÀ, queremos contarte por qué es tan importante una adecuada revisión de caldera como una apuesta por la concienciación en tal sentido y, al mismo tiempo, con el objetivo de que descubras cómo con este simple paso puedes contribuir a una mejor climatización en tus espacios gracias al uso de calderas de forma eficiente.

 

Mantenimiento de calderas, ¿por qué no se trata de un gasto superfluo?

En todo lo referente a la climatización, ya sea en los hogares o en establecimientos comerciales, gubernamentales y edificios de gran tamaño, se ha visto últimamente como la tendencia de la eficiencia energética ha ganado peso.

Hay diversas razones por las que esta situación tiene lugar en la actualidad.

En principio, debido a que cuánto más eficientes son las soluciones vinculadas a la climatización, menos gastos tendrán en el hogar o establecimiento que las utilice. Y con la reducción de gastos, viene claramente un ahorro de costes que bien puede depositarse en otros asuntos, lo cual redunda en un beneficio para los usuarios.

Una de las maneras de conseguir esta eficiencia en calefacción es mediante la revisión de la caldera, una práctica que debería ser más habitual en todo espacio que cuente con este sistema. El mantenimiento hace posible tener la seguridad de que la caldera funciona de manera adecuada, produciendo agua caliente de la forma más eficiente, y así se reduce el consumo energético a la vez que se aumenta la vida útil de la caldera.

Otro de los puntos que hablan de la importancia de un mantenimiento periódico está relacionado con esto último que hemos explicado. Sucede que la reparación de calderas tiene costes elevados y muchas veces se llega demasiado tarde a la instancia en la que la caldera tiene arreglo. Esto quiere decir que existen diversos casos en los que posponer la revisión ha ocasionado averías imposibles de solucionar y, por tanto, se ha tenido que reemplazar por completo con todos los gastos que esto genera.

Por otra parte, muchas veces las calderas se rompen o hay averías serias en el sistema que implican cambiar piezas difíciles de conseguir o demasiado costosas. Este es un punto a tener en cuenta, porque independientemente al servicio técnico, el hecho de no disponer de los repuestos necesarios puede conllevar el reemplazo de la máquina gastando de nuevo más de lo pensado.

 

Claramente, el reemplazo de una caldera tiene costes elevados y, por ello, prolongar la vida útil de la misma es el mejor camino para no tener que desembolsar grandes cifras de dinero. Como consejo, no esperes más de lo debido porque el mantenimiento de calderas no es un gasto superfluo, e implica cuidar tu inversión y hacer que incluso ésta sea de las más rentables.

 

Mantenimiento de calderas: una cuestión de seguridad

Hasta aquí te hemos explicado por qué el mantenimiento de calderas es un aspecto importante para tu economía, teniendo en cuenta que puedes ahorrar dinero gracias a ello y aumentar la vida útil del sistema. Pero, además de destacar estos puntos, creemos que es relevante en lo que concierne a la revisión de caldera considerar la tarea como una apuesta por la seguridad de las personas y de los espacios.

 

Debido a su función, a los componentes que posee y a la forma de operar de una caldera, se concibe a ésta como una instalación que debe ser realizada de manera efectiva por profesionales con conocimientos especializados en el área; de no ser instaladas por técnicos adecuados, podrían ocasionar riesgos a tener en cuenta.

Las calderas como artefactos generadores de calor se encargan de conducirlo a éste en forma de agua o vapor. Como elemento que trabaja a presión, puede producir una expansión brusca del vapor y del agua de su interior. Si alguno de los componentes del sistema colapsa, algo que puede ocurrir por falta de mantenimiento, esto puede ocasionar resultados desfavorables para el contexto en el que están instaladas.

La corrosión o la acumulación de sarro son algunas de las dificultades que se encuentran en una revisión de caldera que hace tiempo que se debiera realizar, pero que se pospuso por negligencia suponiendo un riesgo que se debe evitar.

Para no llegar a escenarios tan perjudiciales como este, es fundamental el mantenimiento de calderas de manera regular porque además otro aspecto a considerar es el monóxido de carbono como enemigo silencioso en cualquier hogar. Este como gas inodoro no se puede detectar de forma manual, así es que en caso de que existiera una fuga de este gas en una caldera sólo los técnicos que realizan el mantenimiento podrían identificarlo y solucionarlo.

Al reducir las emisiones de gases tóxicos en la atmósfera, contribuyes al cuidado del medio ambiente, algo que además se verá doblemente fortalecido si tenemos en cuenta el primer punto que es la eficiencia energética como medida de ahorro.

 

¿Cada cuánto tiempo debe revisarse la caldera?

Teniendo claro por qué es importante el mantenimiento de calderas, ahora sólo resta conocer cuál es la frecuencia ideal para llevar a cabo esta tarea.

  • De acuerdo con el Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), el usuario de una caldera de gas doméstica debe hacer una revisión cada dos años de forma obligatoria para un funcionamiento y seguimiento óptimo.
  • Las calderas de gasóleo, por su parte, deben ser revisadas todos los años aunque incluso este tiempo podría ser menor, dependiendo de lo que se especifique en el manual de mantenimiento del fabricante.

 

¿Tienes más dudas sobre el mantenimiento de calderas? Desde SUPLÀ podemos ayudarte.

 

Déjate asesorar sobre las necesidades de tu sistema de calefacción o bien conoce más sobre nuestros servicios de climatización aquí.